................................................................1

Artículo de Opinión vincula Amnistía Internacional con la MUD

Artículo de opinión titulado: Caso Luis Manuel Díaz: el despliegue de actores y medios (nacionales e internacionales)”

Fecha: 26 de noviembre de 2015

Textual:

El asesinato de Luis Manuel Díaz estaba tomando el barniz que necesita la MUD. Si bien la narración de los hechos tuvo dos versiones al principio, la del tiroteo hacia la tarima donde se desarrollaba el mítin fue la que prevaleció. El Defensor del Pueblo, Tarek W. Saab, lo confirmó a partir de las primeras investigaciones por parte de las autoridades competentes. También anunció que se trató de un crimen ligado a los sindicatos de la construcción del estado Guárico, entidad donde militaba el dirigente adeco.

Para el momento en que se redacta esta nota, los hechos están siendo investigados por parte del Ministerio Público y los entes de seguridad del Estado. Sin embargo, los pocos datos arrojados a la luz pública por el propio Presidente de la República Nicolás Maduro y Jorge Rodríguez y a través de las redes sociales indican que el relato esgrimido por la MUD y sus caliches mediáticos llamados “medios independientes” huelen una vez más a bodrio, con el propósito de crear en la percepción ciudadana lo mismo tantas veces balbuceado y desmentido. El método Goebbels manoseado hasta la violencia y el afán de intentar armar una operación de bandera falsa con una línea narrativa creíble pero, lo sabemos, injustificable.

Declaraciones, comunicados y el manido tira la piedra, esconde la mano

Voceros de la MUD han salido a culpar al Gobierno, una vez más, del asesinato. Henry Ramos Allup en su alharaca senil hizo énfasis en el desmontado relato de los atentados por parte de “colectivos armados chavistas”:

Aumentando violencia y atentados con armas d fuego por bandas armadas y pandillas psuv contra militantes y candidatos actos oposición.

Por su lado, María Corina Machado apela a la comunidad internacional(eufemismo para la intervención directa y militar mientras saluda sonriente a John Kelly, el verdadero jefe de campaña de la MUD) una vez más para “salir” de una vez por todas de la sarta de chavistas que la tienen en el más terrible de los insomnios.

Pero la Tintori, con el dramatismo y la manía persecutoria que la caracteriza, y quien presenció los tiroteos sin sudar demasiado, sospechosamente lejos del riesgo y la sangre, amenazó con hacer lo que no puede por falta de pruebas:

Denunciare a detalle el terror, el acoso y la violencia que vivimos por parte del régimen mañana

Tristemente, en el marco de lo dicho por la esposa del político preso Leopoldo López es que se enmarcan los comunicados y pronunciamientos, tanto de la MUD como de diversos voceros y ONGs de tinte opositor.

El comunicado de la MUD dice que la muerte de Luis Manuel Díaz “están enmarcados por un discurso oficial que anuncia, promueve y justifica la violencia”.

En un claro gesto de redención guarimbera, Voluntad Popular hizo mención de una supuesta “violencia política de Estado” reflejada en la muerte del dirigente adeco.

Para seguirle el juego al partido de la guarimba, Alianza Bravo Pueblo lanzó su respectivo comunicado diciendo que el crimen se hizo “con el único propósito de sembrar el miedo en un pueblo que clama cambio”.

Primero Justicia no podía dejar atrás la oportunidad de instar en su comunicado a diferentes entes y gobiernos antibolivarianos a que “exijan al Gobierno Nacional y al PSUV a rechazar públicamente al uso de la violencia como arma política”.

Provea, ONG financiada por el aparato gringo, se pliega al discurso de la MUD y menciona que las instituciones estatales, en específico al Ministerio Público, tienen el deber de investigar y detener la escalada de violencia que empaña la campaña electoral.

El diputado adeco Carlos Prosperi narró los hechos y el asesinato de Díaz. Contó que todo fue muy confuso, que hubo alrededor de 10 disparos y responsabilizó directamente por la seguridad del mítin al presidente Maduro y al gobernador de Guárico, Ramón Rodríguez Chacín.

Al mediodía de hoy (26 de noviembre) Henry Ramos Allup dijo en conferencia de prensa, transmitido desde el Periscope de Lilian Tintori, lo que ya había anunciado desde su cuenta Twitter: “Este crimen forma parte de la Misión Como Sea del régimen”. El giro perceptivo de las palabras de Maduro posicionó lo que la MUD grita como crimen de Estado, y que también fue replicado por Tomás Guanipa y Danny Leguízamo en la página KonZapata. Debido a que no resiste el menor análisis según los datos suministrados por las investigaciones oficiales, la farandipolítica trata de justificar el bodrio “como sea”.

Lobby mediático e internacional alrededor del asesinato de Luis Manuel Díaz

Nada más conveniente para el lobby mediático y político internacional que actúa contra la Revolución Bolivariana que la serie de farsas sobre supuestos “atentados” perpetrados por el chavismo hacia candidatos y actores de la oposición.

No de gratis María Corina Machado dice en su cuenta de Twitter que “El mundo democrático tiene sus ojos sobre Venezuela y no permitirá arrebato de la soberanía popular”. Como es tampoco de gratis que la editorial de hace tres días de la poderosa agencia mediática estadounidense The Washington Post diga que “Maduro recurrirá abiertamente al fraude o a la violencia para evitar una victoria de la oposición”.

Y es precisamente en ese tránsito que los principios propagandísticos de orquestación, renovación y de simplificación de Goebbels salen a relucir, tanto por la expansión mediática de frases limitadas y únicas en un número pequeño de mensajes (chavismo, violencia, falta de democracia, persecución, terror, etc.) repetidos incansablemente pero convergiendo en el mismo concepto, como también por la acelerada producción de informaciones que intenta ubicar reacciones como espasmos fallidos ante una presunta verdad generalizada y que se muevan más lento que el curso de los “acontecimientos”.

En el marco de este objetivo propagandístico, el exhibirnos internacionalmente como “agentes de la violencia y del terror” corre por cuenta de distintos actores y estructuras internacionales que actúan contra la Revolución Bolivariana.

El primero de ellos, y no por orden cronológico en cuanto a pronunciamientos sino por vocería regional, fue Luis Almagro, secretario general de la OEA, afirmando que “lo sucedido no es un episodio aislado, sino que se da conjuntamente con otros ataques realizados contra otros dirigentes políticos de la oposición en una estrategia que procura amedrentar a la oposición”.

Luis Almagro quien se hizo de la vista gorda ante el fraude electoral en Haití, también evadió olímpicamente redactar comunicados ante los últimos y recientes 10 asesinatos políticos ocurridos en Guatemala, México, Perú y Haití. Simple: Almagro está en la OEA, única y exclusivamente, para legitimar crímenes y operaciones de propaganda contra Venezuela. Es necesario destacar que Luis Almagro, tal cual dijo el presidente Nicolás Maduro, nunca se pronunció ni escribió pronunciamiento alguno por el asesinato cometido por Yorman Barillas, candidato de la MUD por el circuito 8 del estado Zulia, contra el estudiante de la Universidad del Zulia, Eleazar Hernández.

Y por si quedaba alguna duda de cómo juegan juntos y dicen exactamente lo mismo Chúo y Almagro (y Tintori), el jefe de la MUD afirmó: “el asesinato de Luis Manuel Díaz no es un hecho aislado”.

Pero una organización tan desprestigiada y puesta en evidencia como la OEA necesita de otros trampolines que eleven el ruido mediático. Muestra de esto es el presidente de España, Mariano Rajoy, quien expresó: “Condeno el asesinato en Venezuela de Luis Manuel Díaz de Acción Democrática tras un acto electoral. Mi apoyo a los demócratas venezolanos”. Una de las patas principales del eje Madrid-Bogotá-Miami da un paso al frente y comienza desde un postura oficial del gobierno español.

Tampoco es de gratis que el pasado 23 de noviembre, Luis Almagro compartiera una amistosa reunión con el ministro del interior español, Rafael Catalá.

Por su parte, la ONG global sobre derechos humanos, Amnistía Internacional, también se suma a la escalada de propaganda aseverando que “el asesinato de Luis Manuel Díaz brinda una visión aterradora sobre el estado de los derechos humanos en Venezuela”. Otro folio más para el expediente de criminalización del Estado venezolano: base jurídica de todos los proyectos de intervención directa contra países soberanos.

El vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, el ex contraalmirante John Kirby, expresó hace minutos que “este fue el más mortal de varios ataques recientes y actos de intimidación dirigidos a candidatos de la oposición”. Los alcances de la operación mediática ya comienza a demostrar sus verdaderas dimensiones estratégicas en un contexto de espionaje y de ataque diplomático contra Venezuela Bolivariana.

Mientas tanto, la misión electoral de Unasur en Venezuela emitió un comunicado condenando el asesinato y llamó a realizar una investigación, ya adelantada por el Estado venezolano, para preservar la paz en el país en miras de las elecciones parlamentarias.

Son movimientos de propaganda internacional porque precisamente no se basan en ninguna prueba sólida o en datos congruentes sino en ataques políticos unificados, que están dirigidos por la profunda ansiedad política de mermar la fuerza del chavismo de cara a las elecciones parlamentarias.

Luis Manuel Díaz, siguiendo las declaraciones del jefe del Comando de Campaña Bolívar-Chávez, Jorge Rodríguez, tenía una averiguación pendiente por homicidio en el año 2010 y era reconocido en el estado Guárico como un delincuente, siendo asesinado por el mismo armamento que acabó con la vida del último de la banda Los Plateados en dicho estado. Fue asesinado en el marco de un enfrentamiento entre bandas criminales.

Extraído de la web de “Misión Verdad”:Obsérvalo aquí

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *