jose-miguel-vivanco_816x544

Artículo de opinión donde acusan de “pinochetista” a Jose Miguel Vivanco

Artículo de opinión titulado: Los pobres periodistas escuálidos y los mercaderes de la comunicación”

Fecha: 18 de octubre de 2012

Textual:

Hace unos días se reunió en Sao Paulo (Brasil) el conocido club de viejos verdes llamado “Sociedad Interamericana de Prensa” (SIP). Esta cosa es algo así como el Fedecámaras de los dueños de los periódicos impresos más prósperos del continente. Traducción: son esos señores que se han hecho ricos explotando a sus súbditos y pretenden que su opinión y sus análisis se respeten como defensores de la libertad.

En esos periódicos trabajan periodistas, por supuesto, y con ellos funciona una de las más tristes y cómicas (es decir: da mucha lástima y mucha risa) situaciones entre amos y sirvientes: los dueños de esos medios han convencido a sus esclavos periodistas de que los intereses del periódico son también los intereses de ellos (los reporteros); por tanto, dicen que meterse con uno de esos sapos explotadores es lo mismo que meterse con los periodistas, con el periodismo, con la libertad de expresión, con la libertad del ser humano y con la democracia. Vaya pues.

El caso es que en su última reunión anual el mencionado club de empresarios se aplicó, como de costumbre, a hablar de las formas en que Venezuela “ataca la libertad de expresión”. Eso sí: sin explicar que, según ellos, libertad de expresión en realidad significa “nuestros negocios”. Esto es lo que asoman desde el primer párrafo de su documento declarativo: “El  vocero  de la  ONG  ‘Las  Misiones sobre Libertad de Prensa’ Alfredo Bonilla, acusó al gobierno de practicar una especie de asfixia hacia los periódicos de oposición a través de una desequilibrada distribución de la publicidad oficial. Esta presión se hizo cada vez más frecuente a medida que fue acercándose la fecha electoral presidencial”. En el colmo del descaro, los empresarios no sólo reclaman impunidad para mentir y conspirar sino que además se molestan porque el Gobierno no les financia sus ataques.

También llevaron leña dela SIP los Gobiernos de Bolivia, Nicaragua, Argentina y Ecuador: qué casualidad. En cambio, sobre México, país en el cual han sido asesinados y descuartizados este año seis periodistas, se dijeron tres adjetivos tibios y distantes. Nada de violencia contra México, por favor: a los aliados, con cariño.

La batuta de los ataques contra Venezuela y Ecuador la llevó una joya que ya habíamos visto antes: José Miguel Vivanco, un sujeto que fue funcionario diplomático durante la dictadura de Pinochet, entre los años 1986-1989, y ahora anda dando clases de derechos humanos y libertad de expresión. Por eso es que los quieren tanto.

Vivanco, el pinochetista que quiere dar clases de derechos humanos y libertad de expresión

Extraído de la web de “Misión Verdad”:Obsérvalo aquí

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *